7.1.10

"ÁNGULO DE REPOSO" de Wallace Stegner por MARÍA AIXA SANZ

Acabo de leer una de las mejores novelas de mis largas dos décadas como lectora infiel y ecléctica. Ella es: ‘ÁNGULO DE REPOSO’ de Wallace Stegner publicada por Libros del Asteroide. Novela que en 1972 se alzó con el Pulitzer, pero eso es algo que después de su lectura poco importa pues el gran premio de esta novela es la magnífica historia que esconde su título y todo lo bueno, interesante y reconfortante que le puede traer al lector que se acerque a sus páginas casi que 40 años después. ‘Ángulo de reposo’ es una novela para disfrutarla. Disfrutar de ese vicio solitario que es leer. ‘Ángulo de reposo’ son 702 páginas de una novela del Oeste, y si es cierto en ella ni falta un Whinchester, ni caballos, ni espuelas, ni parajes abruptos, desérticos y solitarios, pero ese es solo el escenario pues la novela narra la vida de la ilustradora y escritora Mary Hallock Foote que en ‘Ángulo de reposo’ se convierte en Susan Burling Ward. Intelectual perteneciente a un grupo de ilustradores, editores, escritores del Nueva York de 1880 que cambia ese entorno elitista, sibarita por el Oeste americano, espacio salvaje, agreste e irreal siguiendo a su marido Oliver Ward, ingeniero pionero colono del Oeste. Susan Burling Ward sin perder su oficio ni su independencia como individuo ilustra y narra para las revistas más ‘chic’ de América todos los parajes infinitos en los que vive: New Almadén, Santa Cruz, Leadville, Michoacán, Idaho...
Retrata con disciplina un mundo a todas luces lejano para la sociedad cosmopolita a la que pertenece, Susan Burling Ward fluctúa entre el entusiasmo de lo que le ofrecen esas nuevas vidas, decenas de veces emprendidas, y la soledad del exilio intelectual al que por ellas se ve sometida.
Wallace Stegner utiliza para narrar la historia de esta mujer pionera, única, femenina, feminista e intelectual la voz de su nieto: Lyman Ward, historiador, quien a los 58 años de edad se retira al que fue el rancho de sus abuelos y emprende allí la tarea de archivar, clasificar la correspondencia y el trabajo de su famosa abuela. Mientras tanto escribe la novela ‘Ángulo de reposo’ con el fin de contar la vida de ésta o como el mismo dice:
"Lo que a mi me interesa de todos esos papeles no es la novelista e ilustradora Susan Burling Ward, ni Oliver Ward, el ingeniero, ni tampoco el Oeste donde pasaron sus vidas. Lo que realmente me interesa es cómo dos partículas tan distintas pudieron fundirse, y con cuánta presión, para rodar cuesta abajo hacia el futuro y hasta alcanzar el ángulo de reposo en que yo los conocí. Ahí es donde está el interés."
Y lo consigue, después de cerrar el libro, después de haber pasado la última página un gusto agridulce recorre nuestro cuerpo pues ya sabemos que significa el ángulo de reposo, un termino de ingeniería que como dice Susan Burling Ward es demasiado bueno para la tierra...


© MARIA AIXA SANZ
Publicado en:
ARIADNA-rc